viernes, 27 de marzo de 2020

Patatas fritas al ajillo




                Patatas fritas al ajillo

Hoy os traigo una receta sencilla pero con un resultado  riquísimo. Seguro que vais a sorprender en casa a todos con esta receta de patatas fritas al ajillo.

En casa nunca debe faltar patatas y huevos, eso decía mi abuela y la verdad que las patatas es un alimento que no puede faltar son muy versátiles, podemos hacer tantos platos con ellas diferentes y acompañamientos que es una maravilla.  Es uno de los ingredientes  más económicos que tenemos.

Con ellas podemos preparar ricos platos como guisos, cocidas, fritas, al horno o como estas patatas fritas al ajillo. Un plato que igual nos vale de acompañamiento como de aperitivo.





Este plato de patatas fritas al ajillo es muy sencillo y rápido, aunque ahora algunas personas tenéis más tiempo por las circunstancias por las que estamos pasando, siempre gustan las recetas sencillas, rápidas y con buen resultado como esta receta, lo tenemos todo.

Además ¿a quién no le gusta las patatas fritas? Yo creo que a todo el mundo, es algo tan sencillo pero tan bueno. 
Para esta receta he preparado las patatas fritas, pero si no queréis hacerlas fritas se pueden hacer al horno, el resultado es parecido pero fritas están más buenas, si las escurrís bien de aceite quedan más ligeras.






Ingredientes:


  • 7-8 Patatas
  • 5-6 dientes de ajos
  • 150 ml. de vino blanco
  • Perejil
  • Sal
  • Aceite de oliva


Preparación:

Para hacer las patatas fritas al ajillo, lo primero pelaremos las patatas, las lavamos y las cortamos en cuadrados no muy grandes. Pelamos y picamos los ajos muy pequeño.




Ponemos una sartén o cazuela amplia al fuego con abundante aceite de oliva. Freímos las patatas como las hacemos siempre hasta que queden doradas. Cuando estén las patatas las sacamos y las ponemos en un plato con papel para que absorba el aceite.
Quitamos el aceite de la sartén dejando un par de cucharadas, ponemos la sartén o cazuela a fuego medio, añadimos las patatas y los ajos.




Removemos todo, añadimos el vino blanco. Dejamos reducir el vino.




Seguido añadimos el perejil picado y un poco de sal. Lo dejamos unos minutos cojan el sabor las patatas y apagamos el fuego.





Para acompañar este plato y darle otro toque se le puede poner un poco de pimentón dulce o picante.
Podemos servirlas en la misma sartén que estén bien calientes. Riquísimas!!!!

Montse

6 comentarios:

  1. Yo no las he preparado nunca, es una guarnición diferente, para quienes gusten de acompañar platos variados con patatas son muy buenas.
    Un beso. Espero que estéis bien. Cuídate.

    ResponderEliminar
  2. madre mía qué espectáculo de patatas, las tengo que hacer, me recuerdan mucho a unas que hacía mi madre

    ResponderEliminar
  3. Es una maravillosa idea! Qué razón tenía tu abuela la de cosas que se preparan con huevos y patatas!!!!
    Besos y feliz fin de semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  4. Las patatas fritas son una de mis debilidades y con el vino blanco, ajo y perejil deben ser supremas. Me encantan esos cubitos de perejil, me has dado ideas... BSS guapa!

    ResponderEliminar
  5. Pues yo nunca las he preparado, pero que buena pinta tienen, y con un par de huevos mmm

    ResponderEliminar

loading...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...