Gambas a la gabardina


Las gambas a la gabardina es una deliciosa tapa muy típica en muchos bares. Lleva un rebozado ligero y esponjoso, las gambas quedan muy jugosas y muy buenas.

Y ya que empezamos a recopilar recetas para Navidad, os traigo esta receta que siempre gusta, es otra manera de comer unas ricas gambas. Se preparan en poco tiempo, se pueden utilizar langostinos congelados o gambas congeladas, pero que sean un poco gorditas así cuando muerdes esta delicia encuentras una rica gamba dentro.                                                                                                                                                                                                                                                                                         


Las gambas a la gabardina llevan un rebozado sencillo pero muy jugoso, se prepara con harina, huevo y cerveza, esta es la que hace que se engorde el rebozado y quede tan bueno.

Si os gustan preparar recetas diferentes para estos días, esta es una receta que puedes hacer.                                                                                                                                                                                                 


Ingredientes:

  • 1 kilo de gambas 
  • 200 gr. de harina
  • 200ml. de cerveza
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de levadura
  • 1 pizca de sal
  • Aceite para freír

Preparación:

  1. Lo primero pelamos las gambas, quitamos las cabezas y el cuerpo, dejando la cola con la cáscara, las limpiamos bien para que queden bien limpias, las salamos. Si son congeladas  las dejáis descongelar y las secáis bien. 
  2. Preparamos la masa, en un bol ponemos el huevo y parte de la harina con la levadura, mezclamos y vamos añadiendo la cerveza poco a poco hasta que nos quede una masa ligeramente espesa, para que quede pegada a la gamba. Dejamos reposar la masa en la nevera unos 15 minutos.                
        

  3. Ponemos una sartén con abundante aceite a calentar, ha de estar bien caliente pero sin que humee el aceite, no lo queremos quemar.
  4. Cuando esté caliente iremos metiendo las gambas en la masa y a la sartén, las dejamos se doren por todo. Las sacamos y las dejamos en un plato con papel de cocina para que suelten el aceite que sobra.                                                                                                                                                    

  5. Y ya estarán listas para comer!!! Servimos recién hechas, las podemos acompañar de mayonesa o la salsa que os guste.                   
Montse

CONVERSATION

4 comentarios

  1. Montse, me encantan las gambas así, este rebozado es fácil y quedan muy ricas. Alguna vez las he incluido en un menú festivo, siempre son bien recibidas por todos.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Cuando tienen el rebozado justo y son gambas gorditas es un bocado de puro lujo. Qué ganas poder probar un par!
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  3. Un aperitivo que siempre triunfa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

SUBIR