Panna cotta de fresas


Las fresas, una fruta riquísima, gusta mucho a pequeños y a grandes. Ahora que está en su mejor momento, tenemos que disfrutar de ellas y aprovechar para preparar postres y dulces con ellas.

Por eso he preparado esta panna cotta de fresas, aprovechando las fresas más maduras y dulces para hacer este postre y así añadir menos azúcar. Es un postre suave, rico, fácil de preparar, no necesita horno, solo hay que dejarla unas horas en el frigorífico.                                                                                     

La panna cotta, es un postre italiano, que se prepara con nata, es muy sencillo y lleva pocos ingredientes. Se puede preparar de los sabores que más nos guste. Es un postre fresquito para el verano si lo preparamos con frutas, pero se puede hacer de chocolate, café, siropes, caramelos, galletas..... 

Un postre nada pesado, así que es ideal para después de una comida. 

Se puede preparar con antelación, de un día para otro queda más buena. Se conserva unos días en la nevera.                                                                                                                                                                   


Ingredientes:

  • 200 ml. de nata líquida
  • 4 hojas de gelatina
  • 100 gr. de azúcar
  • 250 gr. de fresas
  • 2-3 cucharadas de leche


Preparación:

  1. Ponemos un cazo con la nata líquida y el azúcar, ponemos a calentar a fuego medio. Iremos removiendo hasta que se disuelva el azúcar. Apagamos y reservamos. Limpiamos las fresas, las lavamos, quitamos la parte verde y las troceamos.                                                                                    

  2. Ponemos las hojas de gelatina en agua fría, las dejamos el tiempo que marque el fabricante. Pasado el tiempo de remojo, añadimos las hojas de gelatina en el cazo con la nata caliente.              

  3. Ponemos las fresas troceadas en un bol, añadimos 2-3 cucharadas de leche para que se triture mejor. Ha de quedar bien triturado, si no te gusta encontrarte trozos o pepitas se puede pasar por un colador.
  4. Añadimos las fresas trituradas a la cazuela con la nata, vamos removiendo bien hasta que quede bien mezclado.                                                                                                                                         
  5. Ponemos la mezcla en vasitos o en moldes para servir. Metemos en la nevera 3-4 horas. A la hora de servir podemos acompañarla con una mermelada, frutas, fresas....                                                         

  6. Servimos bien fría. 

              


Montse

CONVERSATION

4 comentarios

  1. una buena variante con las fresas, la panna cotta es un postre que me parece delicioso

    ResponderEliminar
  2. No soy muy fan de la pannacotta (y de las texturas gelatinosas en general) pero con fresas la textura suele quedar más suave y cremosa. Seguro que a Polyanna le encanta!
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  3. Con fresas, la panacota tiene un delicioso sabor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un postre de temporada, todo un lujo. Debe estar espectacular, a mi es que me gustan mucho las fresas.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar

SUBIR